GALERÍA de Nonardo Perea

 
 
 

 
 
 

Una sensibilidad (en tanto es algo diferente de una idea) constituye uno de los temas más difíciles  de tratar; pero hay razones específicas por las que lo camp, en particular, nunca ha sido discutido. No es un modo natural de sensibilidad, suponiendo que tal cosa exista. Es más, la esencia de lo camp es el amor a lo no natural: al artificio y la exageración. Y lo camp es esotérico: tiene algo de código privado, de símbolo de identidad incluso, entre pequeños círculos urbanos.

 
 
 

© Nonardo Perea

 
 
 

El gusto no tiene sistema ni pruebas. Pero hay una suerte de lógica del gusto: la sólida sensibilidad que subyace a un determinado gusto y lo hace surgir. La sensibilidad es casi, aunque no absolutamente, inefable. Toda sensibilidad que pueda ser ajustada en el molde de un sistema, o manipulada con los toscos instrumentos de la prueba; ha dejado de ser una sensibilidad. Ha cristalizado en una idea…
 
 
 

 
 
 
 

Lo camp, considerado como un gusto en las personas, responde particularmente a lo marcadamente atenuado y a lo fuertemente exagerado. El andrógino es ciertamente una de las mejores imágenes de la sensibilidad camp. Ejemplos: las desmayadas, esbeltas, sinuosas figuras de la pintura y la poesía prerrafaelistas; los finos, floridos, asexuados cuerpos de los grabados y los carteles art noveau, presentados en relieve sobre ceniceros y lámparas; la acuciante languidez andrógina que yace tras la perfecta belleza de Greta Garbo.

 
 
 

© Nonardo Perea


 
 

 Citas: Susan Sontag, NOTAS SOBRE LO «CAMP»

 

Una respuesta a “GALERÍA de Nonardo Perea

  1. Michel García Cruz

    La obra de fotografía digital intervenida de Nonardo Perea es conocida dentro de la Isla y bebe directamente de fuentes como la marginación del propio cuerpo como ser social, las fotografías de sadomasoquismo y efervecencia sexual de Robert Mapplethorpe, por ejemplo, o de un interventor de la realidad llamado Andy Warhol, que revolucionó Nueva York y que dejó claramente testificadas lo que hoy en día llamamos las bases de la cultura pop. Ojalá que la obra de este naciente Nonardo inunde no solo las mentes sino las calles, galerías y paredes de esa Habana que todos queremos. Ojalá que ese expanda hasta llegar a Nueva York, hacia el reencuentro con el Maestro Warhol, a Madrid, París y hasta Japón, porque el arte, cuando es verdadero como el de Nonardo, no tiene fronteras. Gracias por estas fotografías maravillosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s