POEMAS de Rafael Álvarez Rosales (III)

 

s/t

El leño crepita en la oquedad.
Donde purgan las horas
en que fue olivo
alimentado por la sabia de los muertos
por el insomnio de los muertos
de Sicilia,
donde el humo se escabulle hacia la niebla
y es metáfora
espiga que se retuerce
voluta fulminante en su belleza,
donde un leño gorgotea como  el lirio
arrancado de un tajo
por las manos que luego lo arrojarán
frente al cadáver del Dictador,
allí, donde las ascuas abrevian en cenizas
(las cenizas de un leño que antes fue olivo:
lecho de los difuntos, remanso)
Empédocles persiste.
Su escritura desovilla
el misterio. 

 

Damian Hirst    

 

s/t

Medianoche.
A los pies de la ceiba:
dos gallos muertos
.
  

Sirenas que agencia el puerto.
Flash de sonoras intermitencias
donde lucífugos llegan a morir.
Calles como escarpias
que reciben el trasiego
de jornales
sobrevolando
la imponente majestad
de un tronco en vilo
y el gesto de los tensados. 

Nada perturba más que las órbitas
de sus ojos,
ojos que anunciaron la luz primera
y no pueden evadir ahora
el cerco del sacrificio.

2 Respuestas a “POEMAS de Rafael Álvarez Rosales (III)

  1. Adelante con verso firme, y leve. Jj

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s