Archivo de la etiqueta: Rafael Álvarez Rosales (traducción)

de ENTREMIRADAS II Galicia-Cuba

 

traducción al gallego: Rafael Álvarez Rosales

s/t, Caridad Atencio

La cruz es más azul, más oscura que el mar. Y un rayo la conforta, le da una estela. Al confín has llegado donde se inicia todo. Aunque me espera el mar, todo comienza con la muerte o acaba con la fe de la estela. ¿Cómo quedaba un cuerpo allí? Marcando el arribo infructuoso, el fallido abandono. La cruz como una brújula entre los arrecifes dotando de esplendor a un símbolo. Y las piedras que suben en su lado derecho son un monje que reza sin rostro, sin mirada. La cruz es más azul, más oscura que el mar. El mar es el destino.

 

s/t, Caridad Atencio

A cruz é máis azul, máis escura que o mar. E un raio confórtaa, dálle un ronsel. Chegaches ao confín onde se inicia todo. Aínda que me agarda o mar, todo comeza coa morte ou remata coa fe do ronsel. ¿Cómo ficaba un corpo alí? Marcando o arribo infrutuoso, o errado abandono. A cruz como un campás entre os arrecifes dotaba de esplendor a un símbolo. A as pedras que soben ao seu lado dereito son un monxe que reza sen rostro, sen ollada. A cruz é máis azul, máis escura que o mar. O mar é o destino.

 

Niña, ca. 1904. Joaquín Sorolla

Niña, ca. 1904. Joaquín Sorolla

 

ARRECIFE, Antón Arrufat

En el oleaje vuelven,
ponen los pies en la arena,
sobre la verdinegra huella del agua.

Resbalan en el musgo,
hincan sus dedos
en el diente de perro,
que los acoge sin un ladrido,
saltan y se sientan sobre el muro
que divide la vida del pasado:

Son los amigos, los amantes, la hermana.
Muertos o vivos, tienen
esa forma de volver
sobre la sal,
para retocar sus vidas,
darles un brillo, un acento,
rectificar un juicio,
el amor insepulto,
como pudieron haber sido.

Traen antiguos encendedores.
La llama en el viento del arrecife
no se apaga, no se apaga.

 

ARRECIFE, Antón Arrufat

No ondada volven,
poñen os pés na area,
sobre a verdenegra pegada da auga.

Esvaran na carriza,
fincan as súas dedas
no dente de can,
que os acolle sen ladrar,
saltan e sentan sobre o muro
que divide a vida do pasado:

Son os amigos, os amantes, a irmá.
Mortos ou vivos, teñen
ese xeito de volver
sobre o sal,
para retocar as súas vidas,
darlles un brillo, un acento,
rectificar un xuízo,
o amor insepulto,
como puideron ser.

Traen antigos esqueiros.
No vento do arrecife o lume
non se apaga, non se apaga.
 

Anuncios

Síndrome de la Cebolla

O

A PROPÓSITO DE LA TRADUCCIÓN DE “SEEKIN´ THE CAUSE”

 

por Rafael Álvarez Rosales

 

PINERO

 
 
 
 

Vínculo: SEEKIN’ the CAUSE, de Miguel PIÑERO (5 marzo, 2012)

_____________________________________________________

 

Reflexiones sobre una práctica o La traducción como forma de conocimiento

En “Seekin´ the Cause”, del poeta nuyorican Miguel Piñero, el hablante poemático indaga la causa última de los malestares que azuzan a su comunidad y a otros guetos del New York (acaso el Lower East Side) de finales de los 70 y principios de los 80. En el camino de esa búsqueda, revela que él mismo es pieza de la gran orquestación que reduce y cosifica la humanidad de los marginados.

Inserto en la línea temática de la denuncia, este poema logra salvarse del tufillo panfletario al que muchos de los poemas sociales se ven sujetos. Es sin duda un texto que desafía y motiva el ejercicio de la traducción. El empleo de jerga así como de referentes tanto populares como menos conocidos obligan al traductor a sumergirse en las ingentes extensiones de las aguas contextuales. A continuación expongo una selección de los casos e incidencias más significativos con los que lidié.

La primera decisión que tuve que tomar fue con “uptown… downtown… midtown… crosstown”. No ya sinónimos, sino conceptos similares o parecidos no existen en español. Sólo downtown comparte una noción de fondo y sentido con centro (de la ciudad). Pero si hubiera dejado la palabra centro, el golpe de efecto linguoestilístico se perdería. Tomé entonces la decisión de respetar el original por intraducible.

La segunda decisión fue con “thinkin´ the cause was sellin´ the white lady to black/children”. Había dos alternativas. La primera era irse por el supuesto del coded word. Asumir “white lady” como código callejero de la época para indicar “cocaína”, clave que intentó, en su invención, burlar el filtro policial. Efectivamente, fue una de las invenciones cifradas para nombrar esa droga, junto con otras como snow, nose candy, flake, blow, big C, white, snowbirds. Sabiendo ya que “white lady” refería la cocaína por codificación, y que siguiendo esta premisa podía traducirse tal cual, “cocaína”, la segunda alternativa era hacer una transferencia casi literal del sintagma en cuestión al español. El porqué de esta alternativa, finalmente mi elección, se justifica en el hecho de enfatizar la desconcertante paradoja del statement piñeriano cuando sitúa en un mismo y dialogante nivel al narcotráfico y la niñez. Cuando traduzco “the white lady” como “la damisela blanca” estoy intentando aportar un efecto dramático. Toda vez que preservo el vuelo del imaginario del cuento de hadas cristalizado en la figura de la damisela blanca, enfatizo la inocencia de esos niños y, por contraste, el desconcierto por la venta de la droga a ellos, al tiempo que también preservo el efecto plástico o visual logrado por Piñero, connotado antitéticamente con lo blanco y lo negro.

Otro de las encrucijadas en las que me encontré se ubica en “thinkin´ the cause is to be found in gypsy rose or j.b.” Primero sobrevino la necesidad de investigar que es o era “gypsy rose” y “j.b.” Las minúsculas me perturbaban al igual que la voz pasiva y la referencia a los nombres como locativos. En el poema la aparición de Gypsy Rose, nombre artístico de Ellen June Hovick (1911-1970), performer de Burlesque, ilusionista del desnudo, refiere uno de los tantos bares o centros nocturnos que acogieron como suyo (y con el fin de atraer clientela masculina) el nombre de la famosa stripper norteamericana. Luego, por extensión, asumí “j.b.”, también en minúscula, como el nombre de otro bar igualmente concurrido.

Sin duda fue “singin’ du-wops in the park after some chi-chiba” una de las incidencias más prolongadas que tuve. No hubo texto cultural alguno que me ayudara a descifrar qué cosa era “chi-chiba”. Padecí semanas y días de constante remordimiento por mi incapacidad de deconstruir el enigma. A punto de naufragar, decidí escribirle a quien fue amigo personal de Piñero en vida, el también poeta y académico Miguel Algarín, quien me esclareció que no iba a encontrar ningún texto que arrojara luz sobre “chi-chiba” porque esa palabra fue una invención del grupo de amigos que fundó el Nuyorican Poets Café.

Chi-chiba es un concepto de hilarante raíz metonímica y onomatopéyica. Todo parte de Sonny Chiba, uno de los actores más conocidos del cine de artes marciales y que alcanzó gran popularidad en Estados Unidos en la década del 70. El grupo de poetas amigos, en una de esas memorables noches de la bohemia nuyorican, decidió traer una nueva palabra al mundo, palabra que refiriera y encerrara el concepto de bronca callejera, como esas en las que ellos se veían inmersos en el barrio, ajuste de cuentas al old fashion way. Chiba se les aprestaba por analogía (peleas marciales de sus películas) a esa necesidad, pero había que ir más allá, y representar lingüísticamente el fenómeno acústico de la pelea o de los golpes. Todo se solucionó con la reiteración de la simpática y pintoresca primera sílaba chi.

Por último, quiero referirme a otro de los casos conflictivos durante el proceso de traducción: “found/ in the bowery with the d.d.t.´s”. Como ya se apreciaba anteriormente, este es un poema que transpira la atmósfera y las locaciones neoyorquinas. En el caso de Bowery, disminuido por el autor con la minúscula (sería interesante hacer un estudio sobre el porqué de la demeritación de nombres propios y topónimos en la poesía de Miguel Piñero); repito, en el caso de Bowery, estamos refiriéndonos a una calle del Lower East Side de Manhattan, situada entre el Barrio Chino y la Pequeña Italia, y que da nombre al suburbio adyacente, donde por decenios vivió la población de extracción más humilde de Nueva York, conformada principalmente por latinos y afroamericanos.

En el caso de “d.d.t.´s” y su hermética conformación a partir del uso de siglas, sucedió algo parecido a lo de “chi-chiba”. Fue muy estresante. La clave de sentido me fue dada por “in the potter´s field of an o.d.” En este verso, anterior al que me ocupa, desentrañé los grafemas “o.d.” desde el registro lingüístico clínico: overdose. Entonces, recurrí nuevamente a la jerga médica para explorar la posibilidad de una solución, y funcionó. Llegué al alumbramiento exegético de que el autor establece un juego de sonido y sentido entre el insecticida D.D.T., usado como alternativa barata de drogadicción, y D.T. (delirium tremens).

Ya cuando terminé de traducir todo el texto, me asaltó la duda de si debía incluir notas al pie para explicar algunas de las incidencias léxicas. Finalmente decidí prescindir de esas notas porque esterilizan el acto mismo de lectura de este poema que fue creado no para ser leído sino para ser recitado (performance).

 
 

Conclusión o Del traductor, ese comensal de cebolla

Releyendo mi variante al español del poema “Seekin´ the Cause” vuelvo a constatar que la traducción no es un mero acto de trasvase; más bien es una indagación cultural en el sentido más amplio, indagación ideoestética e ideoestilística, y por consiguiente, un acto de fe cifrado en el ejercicio mismo de la creación. No sólo se trasladan palabras, sino (inter/intra)contextos, cosmovisiones, ideologías. El traductor es como un Ulises asido a los despojos de su naufragio. Es su tenacidad lo que lo mantiene a flote. Sólo él es inmune al síndrome de la cebolla y sus bombas lacrimógenas; sólo él puede abrirse paso desde el corazón del fruto y conquistar los retos que le imponen las múltiples capas o membranas, o debería decir contextos, para llegar a una definición mejor. Es un comensal de cebolla, y en la deglución halla el deleite que pocos encuentran: la reconciliación con el conocimiento.

 

Jacques PRÉVERT


traducción del francés: Rafael Álvarez Rosales

 De: Histoires, 1946.

El Meteoro”

Entre los barrotes de los locales disciplinarios
una naranja
pasa como un relámpago
y como una piedra
cae en el retrete.
Y el preso
todo embarrado de mierda
resplandece,
todo iluminado de gozo.
Ella no me olvidó.
Sigue pensando en mí.

 

Le Météore”

Entre les barreaux des locaux disciplinaires
une orange
passe comme un éclair
et tombe dans la tinette
comme une pierre
Et le prisonnier
tout éclaboussé de merde
resplendit
tout illuminé de joie
Elle ne m’a pas oublié
Elle pense toujours à moi.

 JP

 De: Fatras, 1966.

La entrevista”

Leí las Bucólicas, los Provincianos,
los Miserables, los Iluminados,
los Diabólicos, las Desencantadas,
los Desarraigados, los Conquistadores,
los Indiferentes…
¿Y qué es preciso leer ahora?
¡Los jodedores, hay que leer
de acuerdo con la época!

 

L’INTERVIEW”

J’ai lu les Bucoliques, les Provinciales,
les Misérables, les Illuminés,
les Diaboliques, les Désenchantés,
les Déracinés, les Conquérants,
les Indifférents…
Et que faut-il lire maintenant?
Les Emmerdants, il faut bien
lire avec son temps !

 

SEEKIN’ the CAUSE, de Miguel PIÑERO


he was Dead
he never Lived
died
died
he died seekin´ a Cause
seekin´ the Cause
because
he said
he never saw the cause
but he heard
the cause
heard the cryin´ of hungry ghetto children
heard the warnin´ from Malcolm
heard tractors pave new routes to new prisons
died seekin´ the Cause
seekin´ a Cause
he was dead on arrival
he never really Lived
uptown… downtown… midtown… crosstown
body was found all over town
seekin´ the Cause
thinkin´ the Cause was 75 dollars & gator shoes
thinkin´ the cause was sellin´ the white lady to black
children
thinkin´ the cause is to be found in gypsy rose or j.b.
or dealin´ wacky weed
and singin´ du-wops in the park after some chi-chiba
he died seekin´ the Cause
died seekin´ a Cause
and the Cause was dyin´ seekin´ him
and the Cause was dyin´ seekin´ him
and the Cause was dyin´ seekin´ him
he wanted a color t.v.
wanted a silk on silk suit
he wanted the Cause to come up like the mets & take the
world series
he wanted… he wanted… he wanted…
he wanted to want more wants
but
he never gave
he never gave
he never gave his love to children
he never gave his heart to old people
&
never did he ever give his soul to his people
he never gave his soul to his people
because he was busy seekin´ a Cause
busy                                                                                                            
busy perfectin’ his voice to harmonize the national anthem

with spiro t agnew
busy perfectin´ his jive talk so that his flunkiness
wouldn´t show
busy perfectin´ his viva-la-policía speech
downtown… uptown… midtown… crosstown
his body was found all over town
seekin´ a Cause
seekin´ the Cause
found
in the potter´s field of an o.d.
found
in the bowery with the d.d.t.´s
his legs were left in viet-nam
his arms were found in sing-sing
his scalp was on nixon´s belt
his blood painted the streets of the ghetto
his eyes were still lookin´ for jesus to come down
on some cloud & make everythin´ all right
when jesus died in attica
his brains plastered all around the frames of the pentagon
his voice still yellin´ stars & stripes 4 ever
riddled with the police bullets his taxes bought
he died seekin´ a Cause
seekin´ the Cause
while the Cause was dyin´ seekin´ him
he died yesterday
he´s dyin´ today
he’ll be dead tomorrow
died seekin´ a Cause
died seekin´ the Cause
& the Cause was in front of him
& the Cause was in his skin
& the Cause was in his speech
& the Cause was in his blood
but
he died seekin´ the Cause
he died seekin´ a Cause
he died
deaf
dumb
&
blind
he died
died
& never found his Cause
because
you see he never never
knew that he was the
Cause

Este es un poema que se resiste a ser traducido. Propongo entonces una suerte de versión al español,

Rafael Álvarez Rosales

 ______________________________________________________

Buscando la Causa


él estaba Muerto
él nunca Vivió
murió
murió
murió buscando una Causa
buscando la Causa
porque
él dijo
que nunca vio la causa
pero la escuchó
la causa
escuchó el llanto de los hambrientos niños del gueto
escuchó la advertencia de Malcolm
escuchó tractores pavimentar nuevas rutas a nuevas prisiones
murió buscando la Causa
buscando una Causa
ya estaba muerto al llegar
realmente nunca Vivió
uptown… downtown… midtown… crosstown
el cuerpo fue encontrado por toda la ciudad
buscando la Causa
pensando que la Causa era 75 dólares y zapatos de cocodrilo
pensando que la causa era vender la damisela blanca
a los niños negros
pensando que la causa se encuentre en gypsy rose o j.b.
o distribuir la alucinante yerba
y cantar du-wops en el parque después de alguna bronca callejera
él murió buscando la Causa
murió buscando una Causa
y la Causa moría buscándolo a él
y la Causa moría buscándolo a él
y la Causa moría buscándolo a él
él quería un televisor a color
quería la seda en traje de seda
quería que la Causa emergiera como los mets y ganara
las series mundiales
él quería… él quería … él quería …

él quería querer más quiere

pero

él nunca dio
él nunca dio
nunca dio su amor a los niños
nunca dio su corazón a los viejos
y nunca jamás dio su alma a su gente
nunca dio su alma a su gente
porque estaba ocupado buscando una Causa
ocupado
ocupado perfeccionando su voz para entonar el himno
con spiro t. agnew
ocupado perfeccionando su jerga para que sus endebleces
no se vieran.
ocupado perfeccionando su discurso de viva-la-policía
downtown… uptown… midtown… crosstown
su cuerpo fue encontrado por toda la ciudad
buscando una Causa
buscando la Causa
encontrado
en la fosa de una o.d. (sobredosis)
encontrado
en el bowery con los d.d.t. (insecticida y delirium tremens)
sus piernas se quedaron en viet-nam
se encontraron sus brazos en sing-sing
el cuero de su cráneo en el cinturón de nixon
su sangre pintaba las calles del gueto
sus ojos aún esperando a que jesús descendiera
en alguna nube y resolviera todo
cuando jesús murió en attica
sus sesos revistieron todas las estructuras del pentágono
su voz todavía gritando grita barras y estrellas por siempre
acribillado por las balas de la policía que pagaron sus impuestos
él murió buscando una Causa
buscando la Causa
mientras la Causa moría buscándolo a él
él murió ayer
se está muriendo hoy
él está muerto mañana
murió buscando una Causa
buscando la Causa
y la Causa estaba frente a él
y la Causa estaba en su piel
y la Causa estaba en su discurso
y la Causa estaba en su sangre
pero
él murió buscando la Causa
murió buscando una Causa
él murió
sordo
mudo
y ciego
él murió
murió
y nunca encontró su Causa
porque
verás, nunca nunca
supo que él era
la Causa

3/1: Gaius Valerius CATULLUS

 

Dos poemas de Catulo con sus traducciones al inglés y al español. El V se ha hecho acompañar de un fragmento de la versión que Carl Orff compuso para Catulli Carmina (1943). Secundando al LXXXV: las piezas que compusieron el propio Orff y Jóhann Jóhannsson para Catulli Carmina (1943) y Englabörn (2002), respectivamente.

_______________________________________________________

 
 

traducciones del latín: Rafael Álvarez Rosales

 

Busto del poeta veronés Gaius Valerius Catullus en Sirmione.


 

                              V

Vivamus, mea Lesbia, atque amemus,
rumoresque senum severiorum
omnes unius aestimemus assis.
Soles occidere et redire possunt:
nobis cum semel occidit brevis lux,
nox est perpetua una dormienda.
Da mi basia mille, deinde centum,
dein mille altera, dein secunda centum,
deinde usque altera mille, deinde centum.
Dein, cum milia multa fecerimus,
conturbabimus illa, ne sciamus
aut ne quis malus invidere possit,
cum tantum sciat esse bassiorum.
 
 
 
                                   V

Let us live, my Lesbia, and let us love,
let us value at one penny
all the gossips of the more stern old men.
The suns can set and rise:
once when the brief light has fallen for us,
an endless night must be slept.
Give me thousand kisses, then hundred kisses,
then other thousand, then a second hundred,
then other thousand without interruption, then one hundred.
Then, when we will have made many thousand kisses,
we will disturb those, let us not to know,
not even the evil man would be able to envy us,
when we let him know that there are so many kisses.
 
 

 
 
                                   V

Vivamos, Lesbia mía, y amémonos,
e
stimemos a un centavo
todos los chismes de los viejos más severos.
Los soles pueden caerse y volver:
una vez que la breve luz se ha extinguido para nosotros,
una noche perpetua debe ser dormida.
Dame mil besos, después cien,
después otros mil, luego los segundos cien,
después, sin demora, dame otros mil, luego cien.
Entonces, cuando hayamos acumulado miles de besos,
confundiremos a aquellos, no sepamos,
siquiera el envidioso podrá envidiarnos
cuando se percate de que hay tantos besos.
 
 
 
                                   LXXXV

Odi et amo. Quare id faciam, fortasse requiris.
Nescio, sed fieri sentio et excrucior.
 
 

 
 
                                   LXXXV

I hate and I love. Why will I do this, you might ask?
I do not know, but I feel it happens and I´m tortured.
 
 
 
                                   LXXXV

Odio y amo. ¿Por qué haré esto, acaso te preguntas?
No lo sé, pero siento que sucede y soy torturado.
 
 

 
 

POEMAS de Salem Daie

 

traducción del portugués: Rafael Álvarez Rosales

 

OS TRONCOS ESCUROS

Ao velho
o mundo lhe vasta
desde sua janela favorita.
Seus dedos escavam o pão,
porque o miolo é o macio
do apetite.
Sabe que a porção do dia
é a manhã:
quando se aquecem
os animais
não é no fogo noturno
como fazemos
junto à lareira
remoendo trevas
entre os troncos.

 
 
LOS TRONCOS OSCUROS

Al viejo
el mundo le basta
desde su ventana favorita.
Sus dedos escarban el pan,
porque la miga es lo blando
del apetito.
Sabe que la porción del día
es la mañana:
cuando se calientan
los animales
no es en el fuego nocturno
como hacemos
junto al hogar
removiendo tinieblas
entre los troncos.

 
 

anciano-mirando-por-la-ventana

 
 
INSPIRAÇÃO

Um pássaro entra pela minha janela.
Confrontados um com o outro,
ele se debate entre as paredes,
e permaneço imóvel.
Temo que meu desejo
de ampará-lo
o desespere mais.
(Sou um enorme vulto
negro na sombra
de minha casa.)
O pássaro se volta contra os objetos,
quebra-os, fere-se, atordoado,
até achar novamente o caminho
pelo vão luminoso.
Quantas asas minhas
destroçadas
ao sair de um poema.
Quão austero deus
em seu cuidado.

 
 
INSPIRACIÓN

Un pájaro entra por mi ventana.
Confrontados uno con el otro,
él se debate entre las paredes,
y permanezco inmóvil.
Temo que mi deseo
de ampararlo
lo desespere más.
(Soy un enorme bulto
negro en la sombra
de mi casa.)
El pájaro se vuelve contra los objetos,
los quiebra, se hiere, atolondrado,
hasta encontrar nuevamente el camino
por el sendero luminoso.
Cuántas alas mías
destrozadas
al salir de un poema.
Qué austero dios
en su cuidado.

 
 
 
PASSAGEM DA TARDE

saber que amanhã
uma outra tarde
haverá como esta
não afrouxa meu coração
a luz cai
como caem meus olhos
sobre mim
a tarde imensa
se recolhe mineral
sobre as nuvens
e eu me recolho,
perplexo, de como
todo fulgor de desfaz,
tolamente.

 
 
PAISAJE DE LA TARDE

saber que mañana
otra tarde
habrá como esta
no afloja mi corazón
la luz cae
como caen mis ojos
sobre mí
la tarde inmensa
se recoge mineral
sobre las nubes
y yo me recojo
perplejo, de como
todo fulgor se deshace
banalmente.

 
 

Tarde y el polvo

 
 

feito pó levantado
giro no
contorno
da brisa
(deste novo tempo
que começa
e que não verei perecer).
como pó, sujeira,
partícula
erguida
num instante
apenas faço ver
a intensa luz
que vem
por sobre mim,
contrastando-a,
antes de
desaparecer entre
móveis e séculos.

 
 
POLVO

hecho polvo levantado
giro
en el contorno
de la brisa
(de este nuevo tiempo
que comienza
y no veré perecer).
como polvo, suciedad,
partícula
erguida
en un instante
apenas veo
la intensa luz
que viene
sobre mí,
contrastándola,
antes
de desaparecer
entre muebles y siglos.

 
 
 
O MURO

homem feito
não digo adeus à minha infância
mas ela silencia
o menino debruçado
no muro do quintal
apenas me olha olhame
cinzento era o muro
que cercava meus dias
mas único parece
em que um homem pode
deitar a cabeça sem terror.

 
 
EL MURO

hombre hecho
no digo adiós a mi infancia
pero ella calla.
El niño dibujado
en el muro del quintal
apenas me mira
mírame
gris era el muro
que cerca mis días
mas parece ser el único
en que un hombre puede
recostar la cabeza
sin terror.

 
 
 
O INVERNO E A CIDADE

O inverno adéntrase na cidade
escurecendo as copas
com seus pássaros de palha.
O inverno maquina
disfarces de sol,
atravessa a cidade
em xícaras fumegantes.
O inverno vai deixar a cidade.
As janelas
com seus sonhos de furacões,
e aos meninos bêbados de névoa.
Já vai o inverno…
Que rastro haverá
do velho amor
quando os cães
voltarem a vagar?

 
 
EL INVIERNO Y LA CIUDAD

El invierno se adentra en la ciudad
oscureciendo las copas
con sus pájaros de paja.
El invierno maquina
disfraces de sol,
atraviesa la ciudad
en cuencas humeantes.
El invierno va a dejar la ciudad.
Las ventanas
con sus sueños de huracán,
y a los niños bebidos de niebla.
Ahí va el invierno…
Qué rastro habrá
del viejo amor
cuando los perros
vuelvan a vagar?

 
 
Invierno y ciudad
 

Lois PEREIRO (1958-1996)

 Nota introductoria y traducción del gallego:

 Rafael Álvarez Rosales

 Lois Pereiro nació en Monforte de Lemos en 1958 y murió en A Coruña en 1996. En vida sólo publicó Poemas 1981/1991 y Poesía última de amor e enfermidade (1995). Su obra figura en antologías como De amor e desamor (I y II) y en las revistas Loia y Luzes de Galicia. Dejó inconclusa la novela Náufragos do paradiso. Defensor impenitente de la contracultura, este poeta, considerado por muchos como un outsider, constituirá la figura de culto en el Día de las Letras Gallegas 2011.

 

De Poesía última de amor e enfermidade (1995).

CURIOSIDAD

Saber que está uno para morir

y el cuerpo es un paisaje de batalla:

una carnicería en el cerebro.

¿Permitirías tú, amor desierto,

que en esta fiebre penitente abriera

la última puerta y la cerrase

detrás de mí, sonámbulo e impasible,

o pondrías el pie

entre ella y el destino?

noviembre, 92

 ACRÓSTICO

Sólo

intentaba conseguir

dejar en la tierra

algo de mí que me sobreviviese

sabiendo que debería haber sabido

impedirme a mí mismo

descubrir que sólo fui un interludio

atroz entre dos muros de silencio

sólo pude evitar viviendo a la sombra

inocularle para siempre a quien amaba

dosis letales del amor que envenenaba

su alma con un dolor eterno

sustituyendo el deseo por el exilio

inicié el viaje sin retorno

dejándome llevar sin resistencia

al fondo de una interna

aniquilación llena de nostalgia.

noviembre, 94

 Tristemente convivo con tu ausencia

sobrevivo a la distancia que nos niega

mientras bordeo la frontera entre dos mundos

sin decidir cuál de ellos puede darme

la calma que me exijo para amarte

sin sufrir por tu indiferencia

mi retirada preventiva

de una batalla que ya sé perdida

resuelto a no entrar jamás en ti

pero no a la tortura de evitarte.

julio, 95

EL CORREDOR DE FONDO PIERDE EL ALIENTO

Huyendo de una vida llena de renuncias

de su liturgia obesa y aceitosa,

mediocre en sus comunales fracasos,

lágrimas de hielo, indignación contenida

no ha llegado el tiempo de ejercer

su rebelión,

ni de llevar a cabo

su venganza definitiva

contra un mundo injusto, homicida, y cruel,

por la inutilidad de su propia vida

solitario, enfermo y fatigado,

la muerte se anticipó y llegó antes.

otoño, 95

EPITAFIO

Escupidme encima cuando paséis por delante del lugar donde yo repose, enviándome un húmedo mensaje de vida y de furia necesaria.